¿Y usted que hace pues Dr. Giammattei?

Por Susana Roca E. Comunicadora

Desde el inicio de la pandemia al día 30 de junio se registran 19,011 casos COVID-19 en nuestro país, de esta cifra, 14,961 son casos activos y solo 3,231 son casos recuperados, una de las cifras más bajas en cuando a casos recuperados en el mundo.

Las pruebas realizadas a duras penas, llegan a rozar las 2,000 en los días más afortunados.  Los fallecidos empiezan a tener nombres, apellidos y rostros. Han dejado de ser un número o una edad para convertirse en familiares, amigos, profesionistas reconocidos…

Los departamentos más afectados son Guatemala, San Marcos, principalmente en el área fronteriza con México, Chimaltenango, Escuintla, Sacatepéquez y Quetzaltenango.

La población más afectada contrario a lo pronosticado, es la que está en el rango de edad de 21 a 40 años con un 52 por ciento (4.071 casos) y el rango de edad de 41 a 60 años un 28 por ciento (2.148 casos).

Según la Comisión Presidencial contra la COVID-19 (COPRECOVID) la pandemia en el país está en la fase de aceleración. Se ha socializado en cadena nacional el plan de reapertura, el cual contempla 4 fases, sin embargo, la comisión ha expresado que faltan aún varias semanas para iniciar la fase de desescalada. A nivel de la región ocupa el tercer lugar con mayor número de casos.

Pero el presidente sigue optimista diciendo que vamos bien y que superar esta crisis depende de nosotros los ciudadanos, lavándose las manos, pero como lo hiciera Pilatos, y evadiendo total y cínicamente su responsabilidad para gestionarla.

Las restricciones de movilidad continúan. Únicamente se ha ampliado el horario de toque de queda de 5 a 18 horas. Hace unos días y contrariando la petición de muchos guatemaltecos, el Congreso prorrogó el estado de calamidad por 30 días más.

Se ha conformado la Comisión Nacional contra el Coronavirus, liderada por el médico Edwin Asturias, pediatra y especialista en enfermedades infecciosas, el objetivo de la comisión será enlazar los esfuerzos de los ministerios y dependencias públicas en atención a la pandemia, aunque no hemos visto realmente ninguno de esos esfuerzos y el sistema hospitalario sigue sumiéndose en un profundo caos.

Algo temerosa la ministra de salud admite que se harán más pruebas diarias, aunque eso conlleve mayor número de casos positivos, lo que no dice es cuándo se incrementarán las pruebas

COPRECOVID en su momento manifestó que deberían hacerse 5,000 pruebas diarias pero de eso nada…todo se quedó en una buena sugerencia de quién se supone debe liderar las estrategias para enfrentar la ola de contagios.

Las brechas por cerrar cada día aumentan y no solo en salud, las empresas siguen cerrando y se prevé una nueva crisis con el pago de bono 14 en los próximos días.

Los productos de consumo diario están escaseando lo que hace que sus precios fluctúen considerablemente todos los días, pero el presidente parece no leer noticias, ni revisar redes sociales y sus asesores deben ser sordos y ciegos porque tampoco se lo informan.

Y entonces surge la interrogante ¿y el presidente que hace pues?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *