Y el presidente, se ha lavado las manos

Por Susana Roca E. – Comunicadora

Desde que se inició la crisis sanitaria en Guatemala, una de las principales recomendaciones para evitar el contagio ha sido, lavarse las manos frecuentemente, sin embargo, aunque ya sabemos de la deficiencia e incapacidad del gobierno actual y de su pésima gestión de la crisis, no esperábamos que el presidente Giammattei fuera tan cínico como para lavarse las manos en público y ante los medios de comunicación.

Pero ayer, lo vimos en una de sus apariciones más descaradas de estos 6 meses y hasta con su sonrisa de cinismo, lavarse las manos diciendo que ha perdido el tiempo, estando tan ocupado con la crisis sanitaria pero que ya él va saliendo del COVID-19 y que va a retomar su trabajo de gobernar el país porque ahora el problema es de la gente; que le traslada la responsabilidad a las personas y que quien se quiera cuidar que se cuide y a quien no, le tocará tarjeta roja.

Y yo le pregunto… ¿acaso no era usted el que se rasgaba las vestiduras jurando que somos lo más importante en su vida? ¿no fue usted quien nos encerró 4 meses y medio y destruyó la economía del país? no cumplió con los programas sociales ofrecidos y reabrió el país cuando los contagios van en ascenso.

Fue usted quien casi lloraba ante las cámaras de televisión para que el Legislativo le autorizara los millonarios préstamos que hoy no sabemos a dónde se los llevó.  Fue su centro de gobierno quien obstaculizó los procesos de compras y adquisiciones para luego adquirir insumos sobrevalorados.

Acaso no era usted quien indignado le solicitaba la renuncia a Jimmy Morales hace un tiempo; hoy le digo exactamente lo mismo don Alejandro. Si a usted le queda algo de dignidad, si en el lugar más recóndito de su corazón le queda algo de decencia todavía, RENUNCIE, el pueblo ya no le cree sus mentiras y sus dramas, usted traicionó sus ideales, traicionó a su patria, traicionó aquel juramento que hizo al hacerse médico, traicionó el compromiso que adquirió jurando sobre la biblia aquel 14 de enero, de defender y proteger al pueblo de Guatemala

Pues bien, presidente, hoy quien se merece la tarjeta roja es usted, hoy quien debe presentar su RENUNCIA de forma inmediata es usted, porque está evadiendo sus responsabilidades como presidente; muchos ciudadanos de este país y yo, esperamos su renuncia y que usted se ponga a disposición de las autoridades, para que realicen una auditoria minuciosa de los fondos manejados hasta el día de hoy.

Ya basta de arruinar el país, ya basta de enriquecerse a costa de la vida y salud de los guatemaltecos, ya basta de su incapacidad presidente.  ¡Renuncie YA!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *