¿Y a todo esto…dónde está el Dr. Edwin Asturias?

Por Susana Roca E. – Comunicadora

Ya ha pasado un mes desde que el gobierno anunciaba con bombos y platillos la creación de la COPRECOVID y la amabilidad de Edwin Asturias de dejar su trabajo en Estados Unidos para venir a salvar a Guatemala del COVID-19.  Muchos fueron los que sintieron algo de esperanza con la nueva organización y muchos otros los que pensaron que era un poco más de burocracia y la pantalla para no querer asumir que la situación se les salió de control.

Los guatemaltecos expectantes, esperaban de Asturias, estrategias bien definidas, acciones contundentes que ayudarán al país a minimizar en algo el impacto de la horrible enfermedad…pero saben que, lo más que hizo fue publicar una estrategia para la desescalada, con la que nos mareo por varios días; de allí en adelante lo que más hemos visto son sus publicaciones por medio de twittear porqué de trabajo, nada.

La decisión de que COPRECOVID estuviera integrada en su mayoría por ministros de estado, que desde sus carteras tampoco han dado muchos resultados, provocó que dos prestigiosos médicos fueran invitados para acompañar al Director Ejecutivo en la mesa de trabajo que definiría las estrategias para enfrentar la crisis.  Sin embargo, no pasó ni una semana para que los invitados desistieran.

Uno de ellos, el Dr. Hugo Pezzarossi, infectólogo, dijo en su momento, que su salida se debía a que no percibía una buena organización de trabajo, que no se la atribuyó a Asturias, pero resaltó que esta era necesaria para poder ejercer de manera efectiva.

“Nunca se nos explicaron las funciones que debíamos atender, nunca hubo una formalización, no se dio un contrato de por medio, eso nos dio la pauta de dar un paso al costado, no digo de renunciar porque nunca fuimos contratados”, explicó.

Desde allí la cosa no pintaba bien.  Hoy seguimos con hospitales colapsados, actualizaciones de datos no definitivas porque resulta que los laboratorios no han llevado el registro de muestras y pruebas efectuadas de forma adecuada y por ello tampoco lo habían trasladado a la cartera de salud y esta…tampoco se los exigió, por lo visto.

La curva de contagios va en aumento, muchos son los pacientes que logran hacerse la prueba, pero no tienen resultados hasta muchos días después, momento en que o ya se curaron o ya contagiaron a decenas de gentes y en el peor de los casos…fallecieron.

En el Laboratorio Nacional todos los colaboradores resultaron contagiados y las pocas pruebas que procesan, lo hacen personas contagiadas pero asintomáticos y el presidente no tiene ni vergüenza para admitirlo.

Las pruebas se han hecho escasas mientras que hospitales privados y otras instituciones las promueven de diferente tipo y costo.

Una ministra de salud recién nombrada que no ha dado la cara, no la hemos visto en una sola conferencia de prensa, no da declaraciones, una viceministra contagiada de COVID-19.

Y el Director Ejecutivo de COPRECOVID, cómo señor bien portado, calladito y aun así tendrá la dignidad de cobrar un salario.

Dr. Asturias, a usted lo trajeron para trabajar, así que es momento de que nos dé la cara y nos cuente qué está haciendo o es que ya está usted también contagiado y no se atreve a decirlo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *