Una reapertura a medias… ¿Y el presidente?

Por Susana Roca E. – Comunicadora

Mientras la cartera de salud y la COPRECOVID anunciaban estar a la espera de una segunda ola de contagios por COVID-19 el ejecutivo anunció la reapertura del país, pero cómo ya es costumbre de Giammattei, lo hizo a medias.

En medio de la pandemia y limitaciones considerables en el transporte público, los guatemaltecos volvieron al trabajo presencial, ya que sin estado de calamidad se acabaron los programas sociales, aunque el ejecutivo no lo haya anunciado oficialmente, claro, el anuncio oficial conlleva la rendición de cuentas y es que allí hay dinero que se perderá o mejor dicho encontrará nuevos dueños en lugar de llegar a los empleados suspendidos, aquellos cientos de ellos, que no han recibido el pago correspondiente pero que tampoco cuentan con el respaldo legal para poder terminar con el status de suspendidos. Y es que son miles de trabajadores que llevan meses sin recibir el respectivo pago del Programa Apoyo al Empleo, pero de ellos, nadie dice nada.

Basta salir a la calle y ver las paradas de transmetros y los taxis colectivos, con afluencias considerables de personas que buscan trasladarse de sus hogares al trabajo y viceversa.

Algunos estudios indican que ya solo el 11% se quedó en modalidad home office. Y es que, con la reactivación económica anunciada por el ejecutivo, se esperaba el regreso a las actividades de forma gradual. A principios de octubre, el Ministerio de Salud eliminó la opción de teletrabajo y función especial para trabajadores de 60 años.

Los patronos tienen diferentes opciones según el tipo de trabajo, el espacio disponible, el distanciamiento y el aforo según la alerta en su municipio, implementar turnos de trabajo con horarios escalonados, etc.

Los que se han llevado la peor parte de toda esta situación son los empleados suspendidos que han quedado a la deriva, con un vacío legal y a merced de los patronos, quienes más tarde o más temprano tendrán que asumir el pago que el gobierno en su momento no cumplió; ante esto el Ministro de Economía permanece en un silencio absoluto, lo mismo que el Ministro de Trabajo y Previsión Social y del Dr. Giammattei ya ni hablamos. El silencio en los asuntos importantes es lo suyo.

¿Cuéntenos estimado lector, usted continúa suspendido de sus labores? ¿Ha recibido el pago correspondiente?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *