Una Falsa Tranquilidad

Por Susana Roca E. – Comunicadora

Desde aquel domingo en que se dio luz verde a la reapertura económica y social en el país, los días transcurren en una tranquilidad cómo si nada hubiera pasado antes; la estrategia de Asturias de eliminar las actualizaciones diarias de casos y cambiarlas por el tablero le ha funcionado muy bien para que algunos guatemaltecos se confíen y empiecen a hacer sus vidas de forma bastante normal.

El fin de semana recién pasado el tablero reportaba números similares a los de aquellos primeros días, pero los hospitales siguen llenos; los médicos continúan haciendo doble turnos y se les continúa requiriendo medicamentos a los familiares de pacientes.

Por el otro lado vemos a un presidente relajado, inaugurando puentes, carreteras, reuniéndose por aquí y por allá, creando comisiones y más instituciones cuando antes criticaba la burocracia. Ya no habla del COVID-19 cómo si no existiera.

Una de dos, o confía demasiado en la ministra Flores y en Asturias o se hartó de la crisis que no supo manejar y ya le importamos menos que un pepino. Si es la primera opción, es sumamente preocupante ya que, según Asturias, hoy en conferencia de Prensa la curva ha empezado la desescalada lo cual hace más fuerte mi teoría de una falsa tranquilidad. ¿Acaso el comisionado COPRECOVID tiene intereses ocultos para vendernos esa idea?

La verdad es que ya no tenemos certeza de nada, si es que alguna vez la tuvimos; porque si no saben ni como delegar procesos administrativos al punto que tuvo que llegar el presidente y el vicepresidente hasta el Hospital Temporal del Parque de la Industria para ver como gestionan con los entes respectivos para acelerar el pago de médicos y demás personal, que, por cierto, más de 60 personas siguen sin poder recibir salarios y del control y conteo de casos mejor ni hablamos.

Estamos a la deriva como país, sin información verídica, disfrutando muchos de la falsa tranquilidad que Dios no lo quiera, nos pasará la factura.  Ojalá que la conciencia de Giammattei, la de Flores y la de Asturias puedan cargar a nuestros muertos.

 

 

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *