Su mayor habilidad…decepcionar a todo un país

Por Susana Roca E. – Comunicadora

Durante 4 campañas vimos a un candidato que parecía ser una opción diferente pero que, por una u otra cosa, simplemente no lograba ganarse la silla presidencial y muchos pensamos que con cada campaña se preparaba más y mejor para cuando le tocara porque conocía mas a fondo la problemática nacional y porque podía ver los errores de sus antecesores; pero saben que…no pasó.

Como el más grande de los cínicos hemos visto a Giammattei cometer los mismos errores de sus antecesores, pero en una versión mejorada y aumentada, al punto que hasta sus colegas de promoción de la facultad de medicina le han expresado su sentir en una carta abierta, publicada ya en redes sociales.  Y es que si algo hay que admirarle al presidente es su gran capacidad para decepcionar a los guatemaltecos.  Cada vez son más los ciudadanos que abiertamente le reclaman en redes sociales su gestión tan decadente.

Sus compañeros de estudios le han escrito… “guardábamos la esperanza de que, el colega a quien conocimos a nuestro paso por la Facultad, tomaría las riendas del gobierno, y podría -por fin- ayudar a transformar lo que mencionó y prometió en campaña.
Cuando escogió el camino de administración y servicio, a su incursión en la política, le confiamos nuestro voto, más de una vez. Otros le conferimos el beneficio de la duda; pues asumimos que, con una formación como la nuestra, habría de mantener esa vocación de servicio que le tiene donde está…”

 Y ellos mismos en su carta han calificado de desastroso el manejo gubernamental de esta crisis que cobra la tranquilidad, el empleo y hasta la vida de muchos guatemaltecos cada día.  Al presidente se le ha olvidado cuidar de los actores más importantes de toda esta crisis sanitaria…de los médicos y demás personal hospitalario, al punto que han tenido que convocar a un teletón en redes sociales para contar con insumos.

Algo más de lo pésimo que ha hecho el Dr. Giammattei es la enorme deuda que se ha adquirido para enfrentar la pandemia y que en tan solo 6 meses ha endeudado al país más que todos los gobiernos anteriores.  ¿Y para qué? Para nada, porque los hospitales siguen con serias deficiencias.

Eso sin mencionar la deuda humana que tiene con el país por la vida de ciudadanos, médicos, enfermeras y personal sanitaria que ha dejado la vida en esta lucha en contra del COVID-19 debido en gran medida a la negligencia en la ejecución de planes de acción y estrategias adecuadas que no solo respondan a la CORRUPCIÓN galopante en el país, ni a INTERESES particulares de gente cercana a su gobierno.

Sus colegas, los médicos califican el trato del presidente hacia ellos de indignante, intolerante e irrespetuoso sabiendo que son ellos quienes están en primera línea luchando contra la muerte, para arrebatarle de sus manos al papa, a la mama, al hermano, al abuelo o al hijo de alguien.  Porque los muertos no son solo números, son personas valiosas para alguien, han sido talentos que se han perdido.

El presidente ha olvidado por completo su Juramento Hipocrático que un día se comprometió a cumplir y a pesar de haber jurado que los guatemaltecos somos lo más importante en su vida, sigue sin cumplirnos ni a los ciudadanos como usted y como yo, ni a sus colegas y es que quizás el no haber ejercido en los pasillos de un hospital público provocó que no forjara ese nivel de compromiso para cuidar hoy al personal hospitalario como se debe.

Pero por si le sirve de consuelo señor presidente puede apoyarse en esos grandes cómplices que tiene en los hospitales, los sindicatos, que hoy permanecen callados cuando más alto deberían alzar la voz para defender a sus pares.  Y que decir del Colegio de Médicos que ha permanecido ausente, callado e indiferente.

Felicidades Dr. Giammattei por su habilidad para decepcionar en un tiempo récord a todo un país.  Solo recuerde que en cualquier momento podríamos llenarle la plaza y sin necesidad de antejuicio alguno, exigirle que se vaya con todo su corrupto equipo y con su amigo de muchos años atrás.

¿Y usted respetable lector, está decepcionado también del ciudadano presidente?

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *