Proyecto Parque Temático, “Turístico” Maya en la “Cuenca Mirador” y un comunicado del Ministerio de Relaciones Exteriores en donde se desligan de conocimiento económico

Por Simey Dávila – Periodista 

El Ministerio de Relaciones Exteriores a través de un comunicado han expresado su postura con respecto a la Reserva de la Biosfera Maya y los planes del arqueólogo Dr. Richard Hansen, un estadounidense que ha trabajado en la investigación y restauración del área por un poco más de 40 años y  que pretende crear un “parque temático maya”.

El Proyecto Arqueológico Mirador cuenta con un convenio de investigación autorizado por la Dirección General del Patrimonio Cultural y Natural, del Ministerio de Cultura y Deportes. Dicho convenio, que vence el 31 de diciembre del presente año, únicamente autoriza la investigación y restauración en el área.

Los planes del Dr. Hansen son crear un parque temático, una zona hotelera y un tren que atraviese la jungla en un área que él llama “área salvaje”, argumentando que con el proyecto, se crearían plazas de empleos para los guatemaltecos además de un provechoso ingreso económico generado a través del turismo, además de limitar a los narcotraficantes que utilizan la zona para el trasiego de  la misma.

En años pasados la Fundación Patrimonio Cultural y Natural Maya (PACUNAM) apoyaba la investigación y restauración del área en manos de Hansen, sin embargo en 2,016, retiraron su apoyo económico al mismo, pero Hansen ha seguido en busca del respaldo económico que le permitiría un soporte para poder presentar las propuestas ante el Ministerio de Cultura, ente encargado de la protección del Patrimonio Natural y Cultural de la Nación.

Para realizar su proyecto, Hansen debe lograr que se alteren algunas leyes de protección de la Reserva de la Biósfera Maya (RBM), en 2,002 bajo la presidencia de Alfonso Portillo, el Dr. Richard Hansen consiguió que se aprobara el Decreto Presidencial 129-2002, declarando el área “Zona Arqueológica Especial Cuenca Mirador”.

A través del Ministerio de Relaciones Exteriores, el Gobierno de Guatemala lanza su postura, “ratificando su compromiso para el cuidado y protección de la Reserva de la Biósfera Maya” haciendo constar que “no ha recibido ninguna comunicación oficial o manifestación de interés reciente, respecto a la intención de realizar una intervención o desarrollo nuevo en la Reserva de la Biósfera Maya (RBM), específicamente en el Parque Nacional Mirador-Río Azul”, negando así conocer directamente alguna propuesta por parte del Dr. Hansen.

Por lo que no es viable evaluar, dictaminar o autorizar ningún tipo de proyecto que no se adapte a los instrumentos técnico-legales existentes que regulan el área protegida.
Reconociendo el “valor incalculable” del reconocido Patrimonio Natural Cultural que alberga la Reserva de la Biósfera Maya, mismo que está establecido en la Constitución Política de la República, por lo cual el estado es garante de la protección, defensa, investigación, conservación y recuperación de los bienes que integran dicho Patrimonio.

Nestor Torres del Ministerio de Cultura al respecto expresa: “El único convenio que existe para el proyecto arqueológico “El Mirador” es para investigar y restaurar.  Nunca se ha tenido un acercamiento con el Ministerio de Cultura y Deportes, desconocemos cualquier tipo de propuesta”
Dicho convenio finaliza el 31 de Diciembre del presente año, luego de la finalización del mismo, se desconoce la reactivación de dicho convenio o la solicitud para el abandono del área por parte del arqueólogo.

Al ser consultados el CONAP prefiere apegarse al comunicado emitido por parte del Gobierno a través del Ministerio de Relaciones Exteriores, absteniéndose de expresar opinión alguna.

La Asociación de Estudiantes Universitarios “Oliverio Castañeda de León” se pronunció al respecto “El Dr. Hansen para realizar su proyecto invitaría a inversionistas privados a inyectar capital a la Reserva de la Biosfera Maya y esto en última instancia le daría el control sobre un área de aproximadamente 3,000 km2 (1,158 mi2) de la RBM”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *