Negocios que acaban al salir a la luz

Por Susana Roca E. – Comunicadora 

Hace un par de semanas atrás, en las últimas horas del Estado de Calamidad en el FODES se dio un particular concurso para adquirir en 5 horas, varios millones de quetzales en galletas vitaminadas que se suponía habían sido requeridas por la Ministra de Educación, quien luego lo desmintió.

El Fondo de Desarrollo, que es parte del Ministerio de Desarrollo, anuló la millonaria compra después de que la Contraloría General de Cuentas (CGC) recomendó suspender la adjudicación porque identificaron varias irregularidades en el evento.

El Contrato adjudicado por Q14.6 millones para la compra de galletas vitaminadas que supuestamente serían entregadas a menores afectados por la pandemia fue anulado y según lo declarado por el Ministro de Desarrollo, Raúl Romero, dijo que decidieron botar el evento que fue cuestionado debido a “posibles irregularidades”.  Las posibles irregularidades comprenden que la publicación y adjudicación solo tomo 5 horas; que la compra fue adjudicada al proveedor con la oferta más alta, entre otras.

Pero no solo en la Contraloría General de Cuentas pusieron los ojos en el concurso, sino que, además, el Ministerio Público (MP) recibió dos denuncias contra el proceso de adquisición de las galletas. La primera fue presentada por el exdirector del FODES, Marcos Antonio Soto Chojolán, quien señaló varias anomalías en las que supuestamente el ministro Romero junto con otros funcionarios incurrieron para que se concretara la compra. La segunda es de la organización Acción Ciudadana que señala posible fraude en el proceso.

La anulación de la compra, según el titular del MIDES se hace para demostrar “voluntad de transparencia”, misma que de no haberse producido todo un escándalo mediático, no hubieran tenido necesidad de haberla dejado en claro y alguien estaría comiendo hoy las millonarias galletitas.

“La compra de galletas no se llevará a cabo y que lo estamos haciendo como una decisión política que demuestra la voluntad de transparencia y de no permitir que haya grupos interesados en generar especulaciones, intrigas o desgastes políticos”, dijo Romero.  Sin embargo, lo mejor hubiera sido demostrar transparencia antes del concurso y no por la presión ejercida por la población.

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *