La industria del banano en Guatemala está comprometida con la sostenibilidad

A lo largo de sus 30 años de historia, Grupo Hame ha contribuido para que Guatemala se posicione a nivel mundial como el tercer mayor exportador de banano, detrás de países como Ecuador y Filipinas. Su éxito, radica en que no solamente se han esforzado por convertirse en el mejor productor de banano, sino que también, en uno de los más sostenibles.


Compromiso con la sostenibilidad
En Grupo Hame la productividad ha sido siempre una prioridad, desde seleccionar los mejores suelos, realizar una adecuada preparación del terreno e instalar la mejor infraestructura disponible. Gracias a estas decisiones, las fincas del grupo se encuentran entre las más productivas, tanto en el país como en el mundo, ya que algunas producen hasta 98 toneladas por hectárea al año.
Hugo Molina Botrán, Director de Grupo Hame, explicó: “Durante años, la mayoría de los productores seguían el camino tradicional de cumplir con los requisitos del mercado a través de certificaciones como Global-GAP y Rainforest Alliance, sin embargo, con el pasar del tiempo, nos hemos dado cuenta de que los esfuerzos de sostenibilidad no solo eran lo correcto, sino también lo más inteligente”.
Por ejemplo, durante las épocas en las que la sequía afectó la capacidad de agricultores para regar las fincas y redujo los niveles de productividad, la empresa se percató de la importancia de proteger los cauces de los ríos, por lo que decidió implementar mejores sistemas de gestión de agua, evidenciando así, la necesidad de poner en marcha iniciativas de conservación. Poco después, la compañía implementó planes de reforestación, ajustó los rociadores de riego y recalibró los procedimientos de riego mediante el uso de medidores de datos de campo, que lograron satisfacer las necesidades específicas de cada finca individual.
Estas acciones no solo restauraron la productividad, sino que también redujeron significativamente los costos de riego, ayudando así al medio ambiente. Sobre este tema, Molina indicó: “Aunque los esfuerzos de sostenibilidad generalmente requieren una salida de capital inicial, este es un excelente ejemplo de la recuperación a largo plazo de los costos operativos más bajos. Hoy, toda el agua utilizada en la planta de empaque se procesa y recicla en las fincas”.


La compañía también ha progresado significativamente en la reducción del uso de combustibles fósiles. El año pasado, más del 60 por ciento de su consumo de energía provino del biogás, generado a partir de los desechos de producción de sus operaciones de aceite de palma. A partir de este año y de forma gradual, el resto de sus necesidades energéticas provendrán de paneles solares.
Desafíos que enfrenta la industria
Actualmente, la industria enfrenta dos desafíos monumentales, el Marchitamiento por Fusarium (TR4) y el Coronavirus. Para evitar la entrada de TR4, la compañía ha intensificado los procedimientos de higiene y desinfección, al mismo tiempo, ha limitado la entrada a las operaciones bananeras, permitiendo únicamente el ingreso del personal esencial.

Dichas iniciativas se suman a todas las medidas contra el Covid-19 que el grupo ha implementado para cumplir con las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud.
Durante la emergencia sanitaria del Coronavirus, la empresa demostró el fuerte compromiso que tiene con resguardar la salud de sus colaboradores y sus familias, ya que implementó los protocolos de bioseguridad e higiene establecidos en el Plan para la Prevención, Contención y Respuesta de casos de Coronavirus en Guatemala. Gracias a estas acciones y respetando los lineamientos establecidos por el Gobierno de Guatemala, la empresa logró continuar con las actividades agroindustriales.
En la búsqueda de soluciones innovadoras a largo plazo para combatir el TR4, la empresa está planeando un ensayo semicomercial para aumentar la biodiversidad del suelo en sus fincas bananeras. El objetivo es agregar microorganismos benéficos que ayuden a restaurar la biología del suelo. Estos nuevos organismos competirán y neutralizarán patógenos e insectos perjudiciales, lo que también reducirá la necesidad de productos químicos, como una continuación del compromiso que tiene Grupo Hame por reducir el uso anual de agroquímicos y fertilizantes sintéticos
Incluso en estos tiempos difíciles, el éxito de la compañía debe estar totalmente alineado con las mejoras en toda la cadena de suministro, junto con un uso más eficiente de los recursos limitados de la tierra, protegiendo el medio ambiente e invirtiendo en el mejoramiento de las comunidades locales.
Durante el 2020 y en los próximos años, Grupo Hame espera mantener los niveles de producción actuales mientras continúa su trayectoria de convertirse en una de las operaciones agrícolas más sostenibles del mundo.
Guate es tu Tierra, Quédate
Uno de los mayores desafíos con los que se ha enfrentado a empresa, es el aumento de nivel de migración en búsqueda de mejores oportunidades de empleo hacia México y Estados Unidos.
Para mitigar este éxodo laboral, Grupo Hame junto a Intecap y La Casa del Migrante, impulsó el programa “Guate es tu Tierra, Quédate”, que brinda capacitación a personas de las comunidades cercanas, especialmente Tecún Umán, para que puedan desarrollar un oficio y emprender un pequeño negocio que evite que emigren.
Este proyecto es un ejemplo de la cooperación entre sector social, empresa privada e institucionalidad pública para atender las causas que llevan a cientos de guatemaltecas y guatemaltecos a buscar un futuro mejor.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *