¡GUATEMALA NUESTRA!

Por Susana Roca E. – Comunicadora 

Hoy nuestra patria amanece en su 199 aniversario de vida independiente y hoy más que nunca debemos recordar aquel ardor patrio que tuvieron aquellos guatemaltecos que lucharon incansablemente por llegar a firmar aquella acta de independencia.  Hoy, como nunca antes es urgente que revivamos aquellos valores, aquellos sueños y anhelos de libertad porque Guatemala es mucho más que un par de hombres enfermos de poder.

¿Quién no se ha sentido orgulloso de los tejidos típicos hechos por manos de hombres y mujeres guatemaltecas? ¿cómo no deleitarse con las montañas cubiertas de milpas, o con una humeante taza de café que toma su sabor y aromas dependiente del lugar de donde se coseche?

¿Quién no se ha emocionado hasta lo más profundo de su ser al escuchar Luna de Xelajú o el Ferrocarril de los Altos al ritmo de la marimba o se le ha hecho agua la boca con un delicioso pepián, un jocón, un Kak Ik?

Y es que los guatemaltecos hoy, aunque no celebramos como en años anteriores, al estar inmersos en una de las crisis político, social y sanitaria mas profunda de la historia, tenemos muchas cosas de las que sentirnos orgullosos.

La libertad nos ha servido para poner en alto el nombre de nuestra Guate, con un medallista como Barrondo, una cantante como Gaby Moreno o Arjona, una pianista como Yahaira Tubac, tantos deportistas, pintores, escultores, pero, sobre todo, tantos chapines de corazón que con su arduo trabajo diario se esfuerzan por construir un mejor país.  Artesanos que con sus manos realizan verdaderas bellezas con textiles, cerámica y otros frutos de la madre tierra.  Con empresarios que, con sus productos, frutos del mar, frutos de la tierra han hecho que el mundo voltee la mirada hacia ese lugar que ni sabían que existía.

Y aunque hoy tratan de callar nuestra voz, la corrupción trata de quitarnos la liberad y pseudo políticos celebran y enarbolan un pabellón mientras el COVID-19 avanza silenciosamente, aunque nuestra amplia sonrisa se esconde detrás de una mascarilla; hoy nuestro amor por Guatemala sigue más vivo que nunca.

Hoy más que nunca es preciso decirle al mundo porque Guatemala es un gran país, lleno de chapines chambeadores, que trabajan de sol a sol, que disfrutan lo mismo de un buen plato de camarones de exportación como de una tortilla recién salida del comal con un trozo de queso fresco o simplemente unos granos de sal.

Porque el atol de elote, el atol blanco de masa, las tostadas, los chuchitos, los rellenitos, los paches, los tamales, los boxboles, los buñuelos, los dulces típicos, el revolcado, la piloyada antigüeña…y los chapines somos Guatemala.

Hoy, desde casa disfruten de un delicioso platillo con una buena melodía de marimba mientras reflexionan, porque preservar la libertad es tarea de todos y alzar la voz es nuestra obligación para una tierra que nos da lo mejor de sus entrañas.

¡Hoy más que nunca, GUATEMALA ES NUESTRA!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *