Glasswing International continúa apoyando a la educación pública de los sectores más afectados de la población

Glasswing International continúa apoyando a la educación a través de programas adaptados a las actuales condiciones de enseñanza y aprendizaje. A pesar de la emergencia sanitaria por la que atraviesa el país, y que está afectando directamente el sector educación, Glasswing continúa sus esfuerzos por trabajar hombro a hombro con padres de familia y docentes para llevar a cada hogar las guías necesarias y así continuar con las actividades educativas y extracurriculares. Hasta el momento se está apoyando a un total de 517 familias y con un alcance de más de 2,000 niños y niñas de diferentes edades.
“En Glasswing estamos conscientes del impacto que tienen nuestros programas para reducir la violencia, mantener a los chicos alejados de la calle y de la importancia que tiene contar con una estructura integral. Por estas razones, decidimos apoyarnos de la tecnología y nuestros coordinadores escolares, quienes preparan guías de trabajo semanales para que los niños hagan experimentos, juegos, manualidades, bailes, entre otras actividades educativas”, expresa Marcela Aquino, Directora de Glasswing Guatemala.
El programa abarca distintas áreas de aprendizaje y pone a disposición de los niños clubes de: deporte, arte, música, cuenta cuentos, ciencia, entre otros; todo desde la seguridad de sus hogares. Se apoya en plataformas como WhatsApp, Facebook y otras redes sociales con programas como En Casa con Glasswing para reforzar la importancia de continuar descubriendo y aprendiendo cosas nuevas sin poner en riesgo la salud.
Así mismo, notando que la economía de muchas de las familias que participan en el programa ha sido afectada, Glasswing elaboró una campaña de recaudación de fondos para ayudar algunas de ellas. “Logramos recaudar fondos para beneficiar a más de 1,650 familias de nuestros estudiantes. Con lo recaudado hemos repartido víveres, artículos de higiene y un kit didáctico/salud mental. Todo esto con el apoyo de empresas y personas que donaron de manera individual; así como con el apoyo de las directoras escolares que nos permitieron utilizar las instalaciones educativas para coordinar la entrega de las bolsas a las familias” finaliza Aquino.
A lo largo de su historia, Glasswing ha apoyado a las familias y la educación en Guatemala gracias a la coordinación de voluntarios y donaciones; enfocándose en el fortalecimiento de las comunidades para la prevención de la violencia. Por lo que durante la emergencia provocada por el COVID-19, no duda en continuar su labor de desarrollar las habilidades de sus estudiantes, proporcionar soluciones sostenibles a los jóvenes, empoderar a niños y niñas, y capacitar a líderes comunitarios; con el objetivo de darles oportunidades para prosperar y ser parte del cambio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *