Donaciones millonarias sin destino

Por Susana Roca E. – Comunicadora 

El gobierno de Giammattei ha sido posiblemente el que más donaciones ha recibido en tan pocos meses en el poder; han sido millones los que se han anunciado, pero poco o nada sabemos de a dónde han ido a parar esos donativos.
Y es que algunos funcionarios hasta han renunciado por el teme de registro de las mismas y en el sistema de salud, simplemente no se refleja una mejora provocada por tantas y tantas donaciones.
Y es que, desde aquel 13 de marzo, cuando el presidente anunció en una curiosa llamada que ahora parece que fue el inicio de un show mediático para el que se ha usado la pandemia, la cartera de salud reporta más de Q39.5 millones solo de donantes nacionales; que no han sido suficiente para aliviar las necesidades en muchos centros asistenciales que se dedican a atender a los pacientes con la enfermedad.
Las donaciones incluyen insumos médicos y hospitalarios, entre los que se cuentan ventiladores y equipo de protección para el personal sanitario; medicamentos sin especificar cuáles, pero sí, con un valor aproximado de más de Q14 millones. Así como aportes recibidos en equipo de cómputo y un software para el ahorro de papel por Q1 millón 846 mil, 11 vehículos -tres paneles, tres microbuses y cinco motocicletas- por un monto de Q925 mil.
También han recibido pruebas para la detección de COVID-19 que han sido otorgadas a Salud, una donación de equipo de aire acondicionado estimada en Q238 mil; electrodomésticos como microondas, secadoras de ropa y televisores por Q113 mil.
La mayoría de las donaciones provienen de la iniciativa privada, FUNDESA por ejemplo ha donado miles de estas al Ministerio de Salud convencidos de que la curva de contagios se aplanara, no solo con las medidas de distanciamiento social, sino también con la masificación de pruebas.
Según el director ejecutivo de la Cámara de Industria de Guatemala, Javier Zepeda, el sector empresarial ha hecho donaciones por más de Q110 millones, incluso algunas en efectivo. Pero el esfuerzo al parecer no ha sido suficiente o
bien administrado, claro que no podemos saberlo bien porque no hay una adecuada rendición de cuentas por parte del ejecutivo.

¿A dónde habrán llegado todas estas donaciones?
Ojalá para el Centro de Gobierno, una adecuada rendición de cuentas y sobre todo transparentar las donaciones, fuera una de las prioridades presidenciales.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *