Desnutrición en Guatemala, lucha y estrategia politiquera del gobierno

Por Susana Roca E. – Comunicadora

Desde la campaña proselitista, Alejandro Giammattei enarboló la bandera de la desnutrición y la hizo suya, prometió combatirla; ya en la presidencia, montó eventos, hizo un gran lanzamiento de la Gran Cruzada contra la desnutrición pero en realidad, ha sido solo eso…bulla y eventos, pantalla para tener recursos para gastar porque los casos de desnutrición aguda en Guatemala crecieron 80% durante 2020; Según las autoridades de seguridad alimentaria del país, de los 27 mil 842 casos de desnutrición aguda contabilizados el año pasado, 19 mil 982 son moderados y el resto severos.

De acuerdo con la última actualización del Sistema de Información Gerencial de Salud (SIGSA), hasta la semana 51 del 2020 (falta por contabilizar una) se registraron un total de 27 mil 847 casos de desnutrición aguda, es decir 12 mil 357 casos más que los 15 mil 485 que se reportaron en el mismo periodo de 2019, equivalente a un ascenso del 80 por ciento.

Las autoridades atribuyen el aumento de la desnutrición aguda a la implementación del traslado automático de datos que aún no han podido verificarse en las áreas de salud del país, debido al COVID-19.  La mayor proporción de casos se presenta en niños de 12 a 24 meses (43.1 por ciento del total), seguido de los de 6 a 12 meses (22.2%), 6 meses (12.5%), de 2 a 3 años (11.4%), de 3 a 4 años (5.5%) y más de 4 años (5.2%), detalló la actualización de datos.

Los departamentos con mayores índices de desnutrición aguda son Escuintla, Retalhuleu, San Marcos, Izabal, Zacapa y Guatemala.

Escuintla, con un total de tres mil 878 casos, y San Marcos, con tres mil 813, son los departamentos que registraron la mayor cantidad de menores con desnutrición aguda en Guatemala el año pasado.

La tasa de niños desnutridos pasó de 67 por cada diez mil menores en 2019 a 120.5 en el 2020, explica el SIGSA.  En Guatemala el 59 por ciento de sus 16.3 millones de habitantes viven bajo el umbral de pobreza, según datos oficiales. Además, uno de cada dos niños que nace en el país centroamericano sufre de algún tipo de desnutrición, de acuerdo a informes de organismos internacionales.

Y los datos no cambiarán con cambios cómo los realizados en los últimos días por el presidente, destituyendo a unos para colocar a los ex funcionarios del Centro de Gobierno que dejó de existir el recién pasado 31 de diciembre.  Dejó de existir como organización, pero no los amigos y allegados de Miguelito que siguen posicionándose en altos puestos.

¿Hasta cuándo el presidente empezará a hacer las cosas realmente de forma correcta?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *