¿Acaso se nos hizo realidad la renuncia?

Por Susana Roca E. – Comunicadora

Desde ayer hay rumores continuados sobre la renuncia del Dr. Monroy a la cartera de salud, misma que habría presentado a solicitud del presidente Giammattei aunque ni el Ministerio de Salud ni Comunicación Presidencial han confirmado la situación.

La renuncia llegaría al fin, cómo un rayo de esperanza de que el despacho ministerial sea ocupado por un profesional capaz de liderar la cartera, gestionar adecuadamente la crisis del COVID-19 y sacarnos de esta incertidumbre que hemos estado viviendo gracias a la incapacidad de Monroy solapado por el presidente.

Entre los nombres que suenan fuerte para ocupar el lugar de Monroy destacan la Doctora Amelia Flores, quien fuera Viceministra Técnica durante el gobierno de Oscar Berger, reconocida en círculos profesionales como una mujer trabajadora, dedicada al tema de salud por muchos años, sencilla y honesta.  En su hoja de vida también aparece como Asesora del Banco de Sangre, ha estado vinculada laboralmente a diferentes organizaciones como la OPS, OMS, USAID, etc.

Otro de los nombres sobre la mesa es el ex Ministro de Salud Marino Rayo, durante el gobierno de Alejandro Maldonado en el 2015, economista, político y empresario; ex diputado por el partido Unionista quién llegó al despacho ministerial en medio de una crisis hospitalaria reconociendo su nulo conocimiento sobre medicamentos, pero asegurando que contaba con la experiencia para el puesto.  Dejó el despacho ministerial con el cambio de gobierno y con asignaciones pendientes como serios problemas con los procesos de contratación de médicos; eventos inconclusos e incluso, no iniciados para la adquisición de insumos estratégicos, serias deficiencias en lo administrativo financiero, entre otras.

Esta renuncia le abre las puertas al presidente para reivindicarse un poco con los guatemaltecos e invitar al equipo a la persona idónea, independientemente de deudas políticas o banderas partidarias.  Deberá pensársela muy bien ya que una decisión equivocada en este momento es como pegarse un tiro en el pie y podría desembocar en el colapso total de la cartera.

¿A quién favorecerá la suerte, la capacidad o los favores políticos?  Podrá el presidente hacer la mejor decisión.  Ya varios analistas locales apuestan por Flores como la mejor ficha para el puesto.

Esperaremos que sea mañana domingo en la acostumbrada cadena que el Jefe de Estado nos dé la sorpresa y nos diga que pasará con Monroy, quien tiene muchas responsabilidades por asumir de toda esta crisis COVID-19.

Ministro Hugo Monroy conocía casos de fallecidos por COVID-19 y no oficializó los datos. Es decir, NO SON LOS QUE DICEN. Esta fue la carta del Jefe de Epidemiología del Ministerio de Salud, Manuel Sagastume, donde pedía oficializar los casos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *